Fotografías hechas con una cámara de película analógica Lomo LC-W y película Ilford XP2 Super 400 blanco y negro. He publicado las fotos sin editar, sin retocar, tal cual se han escaneado. En las primeras fotos se puede observar que aparece un dedo (el mio) y he decidido dejarlas, me costó un poco acostumbrarme a un 16mm tan pequeño.
Lo que más me gusta de la fotografía analógica, es que tienes que esperar para ver el resultado. Te obligas a pensar y repensar en algunas ocasiones. Lo bueno es que apenas suena el obturador, y al ser un gran angular, te puedes acercar sin miedo al tema que quieras captar. 
Back to Top